San Pedro de Atacama
La Magia de Atacama te penetra con su aire, su cielo y su sol.

Pequeño oasis en medio del desierto más árido del mundo, San Pedro de Atacama. Su pintoresco pueblo te permite entrar en un ambiente cultural lleno de encantos y rarezas. Pequeñas calles, donde el ciclista, el peatón y los automóviles comparten espacios. Sus particulares construcciones en adobe, sus colores y su aroma a sequedad y polvo, te harán soñar despierto.

Debe su encanto, aquellos primeros pobladores en asentarse en estas hostiles tierras fueron cazadores y recolectores hace más de 10 mil años atrás, para luego dar nacimiento a la cultura Likan Antai o atacameña cuya influencias altiplánicas provienen principalmente de la cultura Taihuanaco, Inca y Quechua, además de los colonizadores europeos que pisaron tierra atacameña después del siglo XVI.

atacameno-0023

Las creencias y cosmovisión atacameña antes que los colonizadores impusieron el catolicismo, de alguna manera nos permite conectar con el concepto de YOGA

esta unión cuerpo, mente y alma te permite vivir en sincronía con el universo a tu alrededor. La cultura Likan Antai se sentía formando parte del cosmos, de un universo mayor, de cuyo bienestar depende el equilibrio total. Así, por ejemplo: si la matanza de camélidos no se realizaba con el debido respeto, aunque fuera para alimentarse, era un acto ofensivo. Entonces, la convivencia cósmica implica reciprocidad. Esta reciprocidad, también es buscada por meditadores y yoguis, este sentido de unión nos permite una profunda comprensión de nosotros mismos y de este planeta en el que habitamos.

Subscríbete a nuestro newsletter